Una visión miope de estado, del complejo problema del Narco en México.

Se vive una ola de violencia sin parangón en la historia de México, crímenes atroces con una saña tal que indignan a cualquiera. El gobierno en más de alguna ocasión ha utilizado el argumento de que es una “guerra” entre grupos delictivos, por la disputa de territorios o plazas como suelen llamarle. Lo cierto es que el problema del narcotráfico es mucho más complejo de lo que se cree, el cual no puede ser atacado únicamente con la persecución de los capos y células delictivas.

Mientras en las calles hay demanda de droga, es decir, hay consumo de drogas y exista una gran parte de la sociedad adicta, siempre habrá quien haga hasta lo imposible por venderla, traficarla y transportarla. Luego entonces, de poco o nada servirá capturar a 100 narcotraficantes, si atrás de ellos siempre habrá otro tanto igual disputando las plazas, y el poder económico que envuelve a todo ello.

El problema del narcotráfico no es solamente un problema de seguridad, no se trata de enfrentarlo declarando la guerra a los grupos delictivos, como en reiteradas ocasiones lo a manifestado en presidente. Esto implica impulsar políticas públicas de gran envergadura, impulsadas por los gobiernos federal, estatales y municipales. Donde se prevenga, informe y concientice a la población, pero sobre todo a los jóvenes de lo nocivas que pueden ser el uso de las drogas en general.

Aunado a ello, si existen altos índices de desempleo en el país, así como poco apoyo presupuestal a las universidades públicas, que se traducen un alto número de rechazados; así como reducidos y mal cuidados espacios de esparcimiento sanos para la población, como pueden ser parques, unidades deportivas y áreas verdes. Sumado a todo ello, está el grave problema que se deriva de la falta de un verdadero estado de derecho en el país, que propicia altos niveles de corrupción en todos los sentidos, la impunidad de servidores públicos corruptos de todos los niveles, una justicia diferenciada donde su diseño propicia que está incline la balanza casi siempre hacia aquellos que tienen dinero, y perjudicando al que no lo tienen.

Todo esto se convierte en un círculo vicioso, pues ante la falta de oportunidades (empleo, educación, recreación, deporte, etc.), se desencadenan una serie de prácticas y desesperación entre la sociedad, quienes en algunos casos, buscan la puerta fácil, vivir en la ilegalidad (robarse la luz, compra y venta de piratería, tráfico y venta de droga, y en general vivir fuera de la ley). Podríamos decir, que en buena medida que este es un diagnostico a priori de la compleja problemática que vive nuestro país.

El diseño racional de políticas públicas nos diría que el combate al narco, no debe, ni puede ser un esfuerzo aislado de los cuerpos de seguridad y aplicación de justicia, pues este debe ser atendido y visto como un problema transversal, que a la par de la captura de los grandes capos, se logre la captura y procesamiento de servidores públicos corruptos. Que se hable de una mayor y significativa inversión en la educación e investigación, que se intensifiquen las campañas de prevención de la salud, que se generen las condiciones propicias de seguridad e infraestructura para la creación de empleos, que se combata la corrupción eficazmente.

En todo caso, mientras el gobierno federal continúe viendo el problema del narcotráfico como un problema de seguridad, la batalla estará más que pérdida. Por ello, resultara estéril el llamado el presidente a todas las fuerzas políticas del país, mientras no entienda que su estrategia está incompleta.

Héctor Ruíz

Anuncios

Un comentario sobre “Estrategia incompleta

  1. Me parece acertado tu comentario, habría que mencionar también que si bien el Presidente a todas luces está equivocado en la mal llamada “lucha” contra el narcotráfico, también es cierto que los demás partidos políticos no han puesto nada de su parte para sacar al país del tremendo hoyo en el que estamos metidos, ¿porque no impulsar? ese cambio en el sistema de Justicia ya de una vez desde el legislativo, ¿porque no hacer? esas reformar estructurales de fondo que tanto necesitamos , laboral, educativa, social y claro la fiscal, los partidos contrarios al presidente apuestan al debilitamiento de este último con el fin de “asegurar” una importante cantidad de votos hacia ellos sin pensar en un minuto que los problemas del presidente actual serán con mucho el dolor de “cabeza” del presidente siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s