Una opinión pública bien informada, exigente y con visión crítica es un elemento clave para una democracia de calidad, como también lo es la existencia de motivaciones e incentivos que permitan la participación de los ciudadanos en la acción pública (no sólo en elecciones, sino en todos los asuntos públicos de interés general o grupal). Sólo si los ciudadanos sienten que pueden intervenir en las políticas que se llevan a cabo podrán percibir al Gobierno y a la Administración como algo suyo, como algo de todos, como un Gobierno Abierto.
Asimismo, el Gobierno de una democracia moderna y abierta debe estar dispuesto a rendir cuentas y a depurar responsabilidades. Bajo el escrutinio permanente de sus ciudadanos, un Gobierno será menos arrogante y evitará arbitrariedades. Transparencia y responsabilidad van de la mano y entendemos que sólo así tendremos una democracia saludable y avanzada.

Debe ser compromiso de todo gobierno para situarlo a la vanguardia de las políticas y de las exigencias de un Gobierno Abierto, el asumir el reto de avanzar hacia una nueva forma de entender la acción pública centrada en un mayor control de los recursos económicos.

Por eso, los Gobiernos que ya están adoptando medidas contundentes para la reducción del déficit público, la transparencia en la gestión y una mayor eficacia de las respuestas administrativas y penales contra los malos gestores económicos, están en vías de convertirse en lo que denominamos un Gobierno Abierto e incluyente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s